5 POSTURAS INVERTIDAS DE YOGA QUE APOYAN A TU SISTEMA INMUNE

Actualizado: may 26





Invertida

....es toda postura en la que la cabeza queda debajo del corazón. Interesante el concepto de la cabeza como segundo escalón en el orden...¿no?

Estas posturas nos ayudan a reforzar nuestro sistema inmune, que hoy se encuentra amenazado no solo por factores externos, sino también por nuestros propios pensamientos que muchas veces nos debilitan.


Realizar este tipo de posturas, provocan que se irrigue una gran cantidad de sangre nueva y oxigenada al cerebro, y otros beneficios a nivel circulatorio, como por ejemplo: la circulación de retorno, mejorando y previniendo las varices.


Uno de sus beneficios más importantes es que activan las glándulas del sistema inmunológico:

  • tiroides

  • paratiroides

  • sistema linfático que drena los residuos y toxinas del cuerpo, y así nos ayuda mantenernos fuertes frente a los virus y bacterias.

A diferencia de la sangre, que necesita del corazón para que la impulse por los vasos sanguíneos, el liquido linfático, necesita para movilizarse en el cuerpo, de la contracción muscular. Necesitamos mover el cuerpo y en ese sentido es fundamental colocarnos en posiciones invertidas.


Ademáss estas posturas a nivel muscular y óseo, flexibilizan la parte inferior del cuerpo, la espalda y la columna vertebral.


Así que no tenemos mas excusas

para incluirlas en nuestra practica de yoga

Te dejo un paso a paso sencillo de 5 posturas que uso con mis alumnas:



Uttanasana





Paso 1: desde la postura de parados, pies juntos y manos en la cintura, podemos separar el apoyo de las plantas de los pies, al ancho de las caderas.


Paso 2: mientras inhalamos, estiramos la espalda y llevamos levemente los hombros hacia atrás. Exhalamos y nos flexionamos hacia adelante desde las caderas.


Paso 3: soltamos las manos de las caderas y las apoyamos al frente sobre un bloque o sobre las piernas. En este momento podemos hacer un ajuste: Si sentís que cargas demasiado la zona lumbar o es una zona delicada para vos, podes doblar levemente las rodillas.


Paso 4: la cabeza y hombros deben caer relajados, el cuello estirado, las plantas de los pies bien apoyados en el piso, con una leve contracción abdominal, que nos ayuda a flexionarnos mejor.


Prasarita Padottanasana





Paso 1: desde la postura de parados, pies juntos y manos en la cintura, separamos los pies más del ancho de las caderas.


Paso 2: estiramos la espalda y llevamos levemente los hombros atrás, mientras inhalamos. Luego exhalamos y nos flexionamos hacia adelante desde las caderas.


Paso 3: aflojamos la cabeza y el cuello y dejamos descansar las manos en el piso.


Paso 4: es similar a la postura anterior pero con las piernas abiertas. Podés explorar y hacer pequeños pasos con tus manos por debajo de tus piernas, para flexionarte más profundo.




Parsvottanasana





Paso 1: dede la postura de parados, pies juntos, manos en la cintura, damos un gran paso hacia adelante. El pie de atrás debemos girarlo hacia afuera hasta que quede a 60 grados y cargar el peso, en el borde exterior del mismo.


Paso 2: las caderas deben mirar el frente, las piernas estiradas y las manos colocadas en las caderas. Inhalamos estirando la espalda, llevamos hombros atrás, y exhalando, comenzamos a flexionarnos hacia adelante desde las caderas.


Paso 3: soltamos las manos de la cintura y las apoyamos en el frente sobre 2 bloque o en las piernas o finalmente en el piso. O las entrelazamos por detrás de la espalda como se ve en la foto de arriba.


Paso 4: Te va a servir cuando estás flexionada, imaginar que tu ombligo, quiere tocar tu espalda (contraer levemente abdominales), y bajar hasta lo que te permita tu espalda recta, para no forzar tus lumbares. También podes semiflexionar la rodilla de la pierna de adelante.



Adho Mukha Svanasana





Paso 1: partimos desde la postura de 4 pastas: palmas de las manos apoyadas en el piso debajo de los hombros, rodillas apoyadas en el piso debajo de las caderas. Luego adelantamos el apoyo de las manos, una palma hacia adelante y apoyamos puntas de los pies atrás, en ves de los empeines.


Paso 2: comenzamos lentamente a despegar las rodillas del piso, estirando la columna mientras llevamos las caderas hacia atrás y hacia arriba.


Paso 3: podemos seguir estirando las piernas hasta extenderlas o déjalas semiflexionadas, si es muy fuerte el estiramiento posterior. No hace falta apoyar los talones en el piso.


Paso 4: la espalda debe quedar recta, los brazos estirados, la cabeza alineada entre ellos y la cola en dirección al cielo.




Setu Bandha Sarvangasana





Paso 1: partimos de acostados boca arriba, con los brazos al costado del cuerpo y las palmas de las manos tocando el suelo.


Paso 2: flexionamos las rodillas y apoyamos las plantas de los pies a la altura de la las rodillas. También flexionamos codos, para cargar el peso sobre los antebrazos y hombros, y así poder juntar omoplatos atrás y abrir el pecho.


Paso 3: inhalando levantamos las caderas, mientras bajamos nuevamente las palmas de las manos al suelo. La fuerza nace desde las plantas de los pies, la carga esta en los hombros y la intensión en abrir el pecho


Para terminar nunca te olvides de contraposturar y de ser muyyyy respetuosa con tu cuerpo, no forzar y darle tiempo, para que llegue y se asiente en todas las posturas. Lo ideal es que estas posturas las realices estáticas o sea que una vez que entras en ellas te mantengas allí por varias respiraciones, para luego desarmarlas lentamente.



Espero que puedas aplicarlas en tu practica de yoga y capitalizar todos sus beneficios!


Muchos Cariños


Pau

299 vistas

¡Charlemos!

Si tenés dudas, me querés hacer alguna consulta o simplemente te gustaría

contarme algo, podés escribirme completando este formulario o 

por mail a: theyogameet@gmail.com

The Yoga Meet · Todos los derechos reservados · diseñó www.ohvishnu.com